Translate

martes, 5 de febrero de 2013

Gran Reserva Casis 2006 60 meses en barrica "Prieto Picudo"


VINO:                        Gran Reserva Casis 2006, 60 meses en barricas de roble francés.

VARIEDAD:             Prieto Picudo

D.O.:                          Tierra de León, Castilla y León, León, (España)

BODEGA:                 Bodegas Casis. Gordaliza del Pino (León)

FECHA DE CATA:  Martes 5 de febrero de 2013, 14:30 p.m.

 

            Una vez descorchada la botella, destaca positivamente el corcho natural, como no podía ser de otra manera, este vino de gran crianza y de largo recorrido, necesita un corcho natural para terminar la crianza en botella. Corcho natural completo de gran calidad, en el que no se aprecia ninguna incidencia.

            El primer contacto con el vino te marca y augura una cata muy interesante. La puesta en copa de este vino es muy lustrosa, ya que un vino con 6 años y tres meses que presente esta gama cromática, es fabuloso.

Ni que decir tiene que esta limpio y brillante, el color es un rojo picota, con reflejos cardenalicios en capa fina que nos dejan ver que es un vino con buena base, uvas de prieto picudo seleccionadas y con una potencia demostrada para soportar y ganar la lucha de una larga crianza. La lágrima es fina, abundante y ligera. La variedad prieto picudo es muy apta para tintos potentes por su relación hollejo/pulpa, son uvas pequeñas de forma elíptica y con un hollejo consistente, del que extrae todo el color, aromas y cuerpo.

            La primera impresión cuando lo llevas a la nariz, es la sutileza de la madera, madera nueva, que inmediatamente da paso a la fruta que envuelve, fruta negra (ciruela), fruta madura y aromas a compota de manzana, destacan también los aromas balsámicos y especiados, eucalipto, pimienta, regaliz negra….así como torrefactos, café y chocolate a copa parada pasados unos minutos. Vino que necesita de oxigenación para abrirse y manifestar todo su esplendor, es necesario darle tiempo para despertar.

            En boca, tiene un paso suave y delicado, quizá le falte un poco de potencia inicial, pero pasados unos instantes, notas como el vino se apodera de toda la boca dejando un rastro fino, untuoso y elegante, tanto en el paladar como en las encías, gracias a sus taninos aterciopelados. El retrogusto te marca la regaliz y los tostados de la barrica, la persistencia es media pero elegante. Aparecen las ciruelas rojas casi negras y fruta madura en boca, todo ello ensamblado con los aromas terciarios de la crianza. A pesar de sus 14,5% Vol no es nada alcohólico ni ardiente en su paso, la acidez esta integrada y aporta frescura y juventud al vino. Se aprecia un ligero amargor agradable, propio de la variedad en el fondo de la boca, lo que hace más amable el recuerdo.

            Quizás, para mi gusto y esto es algo muy personal, le echo en falta un poco mas de complejidad y estructura, quizá el trabajo con la fermentación puede aportar al vino ese pelín mas de estructura, para dar un poco mas de complejidad y persistencia al vino, por lo demás, un GRAN VINO…

En definitiva, es un vino que no deja indiferente, vino de gran crianza, con muchos vestigios de juventud, apetecible, muy bebible y accesible para el consumidor. Como yo les denomino, son vinos largos, para empezar a comer y terminar con el postre. Un buen trabajo con una variedad que va a dar que hablar, PRIETO PICUDO.

 

Jesús Ángel Velado Quintero

Ing. Agrónomo, experto en viticultura y catador.