Translate

lunes, 1 de abril de 2013


VINO:                       Quinta de Vides Rosado 2012

VARIEDAD:            Prieto Picudo

D.O.:                         Vino de mesa, Castilla y León, León, (España)

BODEGA:                Astur Leonesa de Vinos, S.L.

FECHA DE CATA: Miércoles 27 de marzo 2013, 13:30 p.m.

 

            Hoy tenemos para catar un rosado clásico de la variedad PRIETO PICUDO, se trata del ROSADO QUINTA DE VIDES 2012 perteneciente a la bodega ASTUR LEONESA DE VINOS S.A., afincada en Pajares de los Oteros desde hace más de 40 años. La propietarias es Mª de los Ángeles Sánchez Jove, natural de Asturias y con gran apego y arraigo en estas tierras onduladas de los Oteros.

            La bodega es una típica cueva subterránea a estilo de las tradicionales de esta zona, escavadas en la tierra, con sus respiraderos característicos que conforman el paisaje vitivinícola de estos pueblos, en los que prácticamente todo el mundo tenía su propia bodega para la elaboración de vino para el consumo propio y para abastecer los mercados locales y comarcales, así como también era y es el punto de encuentro de las cuadrillas de amigos para disfrutar de un trago de vino junto con las viandas típicas. En este caso, la bodega está saneada y por supuesto con todas las exigencias legales para llevar a cabo esta actividad con garantías sanitarias. La bodega dispone de 15 has. en propiedad, de donde consigue las uvas para sus elaboraciones. Al frente de la explotación se encuentra Rubén Roldan Caballero, un tipo noble, sencillo y con un apego especial a la viticultura y la elaboración de vinos. A su lado está Mª de la O Maroto, enóloga encargada del definir las elaboraciones de la bodega. La producción de la bodega es principalmente rosado, unas 65.000 botellas y de forma testimonial 4.000 botellas de tinto joven y 1.500 de tinto crianza. Tanto el embotellado como el etiquetado se realizan de forma semi-manual en la propia cueva.



 
            El rosado de hoy le denomino de corte clásico por la manera de elaborarlo y por sus características organolépticas, a medio camino entre los rosados más actuales de aromas a gominola de fresa, palote, frambuesa, mora… y los rosados o claretes que se hacían en esta zona, vinosos, algo recios y con abundante aguja natural.
Estas características que aparecen en este vino son fruto de la forma de elaborar en la cueva subterránea, con cubas de madera de roble nacional, entre los que destacan el roble RIELLO (más poroso) y el roble RIAÑO (menos poroso y más compacto) y de la técnica ancestral del MADREO, que consiste en añadir un porcentaje de uvas enteras y sanas al vino-mosto, para que se produzca una fermentación dentro de la baya que va a aportar al vino más estructura en boca y el carbónico natural que se produce por la fermentación dentro de la uva, lo que se conoce con el nombre de aguja. También se realiza el BAZUQUEO, operación que tiene como misión el hundimiento del sombrero creado por las uvas del madreo, para que esté humedecido y no se contamine al estar en contacto con el aire.
Otra característica de este vino es la ausencia de levaduras comerciales para su elaboración, el vino fermenta gracias a las levaduras autóctonas propias de la uva y del ambiente de la bodega, la fermentación la realizan en cubas de roble de más de 100 años, bien conservadas y con un mantenimiento intenso para evitar contaminar el vino.
 

 
En la fase visual, el vino es limpio y brillante y presenta una intensidad de color media, destacando el rojo sangre con ribetes carmesí en el borde de la copa. Se aprecian en la copa una gran cantidad de finísimas burbujas de carbónico natural procedentes de la fermentación y del madreo.
La nariz es potente y larga, se aprecian aromas a fruta, fresa silvestre, manzana Golden, ciertos toques de zarzamora, mezclados con regaliz de palo y flor de cardo, todos los aromas muy naturales. Tiene cierto carácter balsámico y ligeramente especiado.
La entrada en boca es intensa, rápidamente el vino ocupa toda la superficie de la boca y despliega un torrente de sensaciones encontradas, por un lado la suavidad y untuosidad y por otro lado la suave astringencia y carácter vinoso. Vuelven los recuerdos a fresa y manzana madura, también aparece el regaliz de palo de la nariz pero transformada en regaliz negra y los balsámicos vuelven a aparecer en la retronasal. Vino largo y potente, ideal para acompañar de unos buenos embutidos de la tierra.
 
SALUD!!!